Técnica depurada para la toma segura de un colectivo para las noches de fin de semana

1. Cerciórese de que el colectivo que va a tomar pasa por la parada donde usted se sitúa.

2. Agudice la vista y compruebe que el número de colectivo es el que se encuentra 200 metros antes de llegar a la parada.

3. Salte sin temor a la calzada. Agite los brazos como si se tratara de una emergencia tratando que sus aspavientos y cucamonas son percibidos nítidamente por el colectivero.

4. Cuando estime que entre el colectivo y su cuerpo pueda haber contacto grave y/o mortal salte con su habitual y eficaz felina habilidad de la calzada a la acera.

5. Enhorabuena. El colectivo se detuvo. Suba a él por la puerta delantera e informe al colectivero de su destino.

6. Disfrute del viaje. Evite dormirse y buen regreso a su dulce hogar.

El transporte en Buenos Aires

El transporte público aquí implica gestionar la movilidad en una ciudad que tiene 3,5 millones de habitantes (CABA o Ciudad Autónoma de Buenos Aires) y un Gran Buenos Aires (conocido como conurbano que comprende más de 15 millones de almas).

Hay que comprar la tarjeta SUBE que sirve para viajar usando tren, metro (Subte) y autobuses (colectivos).

El precio es barato a vista de un europeo que llega, no de cuando se trabaja aquí, obviamente. Yo siempre he dicho que todo es muy bonito cuando se es turista, pero cuando se vive en una ciudad se conocen sus grandezas y miserias.

Lo más alucinante para alguien que viene desde Bilbao es que los autobuses son muy viejos. Hay que verlo. Al conductor se le dice tras acercar la tarjeta a la canceladora, el destino al que se va. No se si esto se debe a que los pasajeros bajan por las 2 puertas cuando los autobuses van llenos de usuarios. Tal vez sea complicado hacer lo que parece mas lógico que es usar la tarjeta al subir y al bajar. De esta manera no hay que decir nada al colectivero y al usarla al bajar se aplica la tarifa correspondiente.

El metro sólo está disponible en BsAs. Y hasta allí se llega en otro medios.

Otra cosa a destacar es que se dispone de Combi y Remis. Las combis son minibuses-furgonetas que hacen una ruta fija y puedes subir a lo largo de las paradas de su itinerario y los Remis son una especie de taxis.

Los taxis digamos “normales” no van a todos los lugares. Algunos taxistas no van a ciertos destinos.