La bolsa o la vida. Y acá en el banco no puede usarse el celular

El dicho de “La bolsa o la vida” se asocia a los ladrones. Pero nadie niega que los chorros no puedan llevar corbata.

De hecho, los que llevan corbata suelen ser los peores. Ya se sabe: la gente que tiene mucha plata es las más de las veces porque exigen mucho y pagan poco.

¿Y todo esto a qué viene? A que en los bancos en Argentina está prohibido usar el móvil dentro de sus instalaciones. Dicen que por motivos de seguridad.

Si lo sacas de tu bolsillo, aparecerá un señor o señora que te dice los Buenos Días y te indica que «acá dentro no se permite el uso del celular».

A mi me parece absurdo. Si yo observo y escucho que alguien tiene mucho dinero no tengo más que salir de la entidad inmediatamente tras esa persona. Y sin celular hago una seña a mis secuaces y misión cumplida.

Esto es como los aeropuertos. El miedo es un negocio. Arcos de seguridad, personal, armas, cámaras de vigilancia…

Así que si hubiese que registrar con detalle a los pasajeros no despegaría ni una Cesna al día.

Porque cierto es el chiste ese de que una vez que accedes a la zona de embarque puedes comprar cualquier objeto amenazante o contundente en las nunerosísimas tiendas del aeropuerto.

Más cosas diferentes de Argentina respecto a España. Llamar a una casa. O limpiar su suelo

Acá la seguridad es relativa. El otro día leí en el diario La Nación que se liberaron a 80 moto-chorros. La delincuencia es frecuente. No escandalosa. En fin. No se. A lo mejor es que hay gente pobre. Y no son pocos. Como decía aquel, si inviertes en educación, necesitarás menos policías.

El caso es que aquí es raro el portero automático que al recibir una llamada del timbre, quien en el domicilio se encuentra te abra la puerta. Lo que sucede es que al recibir la llamada del portero, el que se encuentra en su casa baja al portal a abrirte la puerta. Teniendo cuidado de que no pase nadie que no deba. Cosas de la inseguridad.

Otro asunto que no tiene que ver con el anterior puede relacionarse con la limpieza de un piso (o departamento como llaman acá) y la limpieza de las partes nobles del personal.

No es recuente encontar un baño sin bidé. Y el famoso invento español de la fregona pues aquí no se usa.

Un español le puso un palo a un caramelo e inventó lo que acá se llama chupetín. A un mocho de fieltro o tela otro español le puso un palo y las rodillas descansaron. Al invento se le llamó fregona.

Acá se usa una especie de rasqueta o rastrillo de goma. Se envuelve en un trapo y ¡a fregar!

Supongo que será cuestión de práctica. Habrá a quienes se les suelte el trapo una vez al año solamente jejeje. Veo una ventaja y una desventaja a este sistema llamado lampazo. No se si se denomina así a todo el invento o sólo al paño o trapo:

Ventaja: Al ser más plano puedes acceder a huecos y lugares más angostos que una fregona.

Desventaja: No veo la manera de ponerlo en práctica en lugares con obstáculos muy cercanos entre sí. La goma del rastrillo puede tener unos 40 cm. así que hay lugares donde maniobrar con ella no es fácil.

Pibeconsejo 02-01-2018

Ruta Endomondo 30-12-2018

Si te gusta andar en bici nunca des por hecho que la distancia que acostumbrabas a andar en otros lugares aquí será la misma en el mismo tiempo. Aquí el espacio-tiempo se comporta de otra manera.

Traducción: en una carretera en condiciones, con tráfico de coches normal (me refiero a la conducción correcta y estado del vehículo mínimo para circular entre otras cosas) el tiempo recorrido por kilómetro no va a ser el mismo NUNCA.

La prueba empírica del asunto la sufrí en mis propias carnes el 30 de diciembre de 2018 por la mañana.

Circular por arcenes de hierba sin asfaltar, llenos de barro, charcos o piedras. Firme con socavones como para darte 4 ó 5 sustos gordos, charcos si ha llovido con agua que te salpicará el cogote, etc.

Eso en cuanto a las circunstancias físicas del trazado. Aquí no cuentan que gente se cabree contigo por descansar en una gasolinera abandonada. Yo pienso que debía pensar el vejete que molestaba con mi bici en una zona de 500 metros cuadrados y espantaba a los posibles clientes que pudieran aparcar por ahí (cobro mediante, supongo).

Tampoco cuenta asistir un pinchazo ajeno. Total que pensar que 32 kilómetros de ida y otros 32 de vuelta te los harás en 2 horas y media es una fantasía de las mas locas que podrás tener en tu vida. Me dieron 3:25 horas de movimiento. Suma las incidencias y descanso de 10 minutos.

Como se dice aquí, cuando sales a la calle nunca sabes que te deparará el día. Puede que tengas que improvisar tus planes.

Puede no. No pocas veces tendrás que tener un plan B, C, D y practicar con el abecedario completo.

Primer día en Buenos Aires

Aterricé en un vuelo de Aerolíneas Argentinas a las 4:10 del día 16 de noviembre de 2018. El vuelo AR1133 se realizó en un Airbus Industrie A340-300 con una huella por persona de CO2 de 1.13,14 kg. costó ida y vuelta 1.200 euros.
Llevé un equipaje estándar (no más de 23 kilos y desarrollo total de medidas no más de 158 cm. (alto+ancho+largo) y equipaje de mano de no más de 10 kg. y desarrollo de 115 cm.

En los aeropuertos se puede llegar y facturar 2 horas antes del vuelo, pero es mejor no apurar mucho. Lo normal es 3 horas. En vuelos calientes hay que estar 5 horas antes.

Lo divertido en el Aeropuerto Madrid Barajas Adolfo Suárez fue que tuve que pasar el control 3 veces porque salvo dinero no puedes dejarte nada en los bolsillos, las mujeres siguenteniendo que quitarse calzado si es alto.

Yo digo que si fuesen muy rigurosos no salía ni medio avión al día del aeropuerto.

El caso es que en vez de decirme que dejase en las bandejas absolutamente toda la electrónica que llevaba, fui depositando el ordenador, un disco duro y cables en las bandejas, pero me dijeron que tenía que volver a pasar. O sea que otra vez a vaciar los bolsillos porque “había una cosa rectangular rara en el equipaje”. Era un teclado inalámbrico de ordenador. Y luego unos cuantos cables más. Osea que estuve como 20 minutos en total entre ponte bien y estate quieto.

Por cierto, que a una persona le tocó el control aleatorio de sustancias peligrosos y/o psicotrópicas y/o estupefacientes. Ahí se le veía ridículamente con los brazos extendidos como Jesucristo mientras le impregnaban las manos con reactivas. Yo me acordé de Riverita y esbocé una sonrisa de medio lado.

Realmente el equipaje de mano puede ser más grande mientras no te pases del peso y la maleta de facturación puede pesar 23 kg + 1 kg. de cortesía. Cometí el error de dejar cosas en Madrid pensando que me pasaba de peso y podría haberlo llevado perfectamente. Y es que eso de que si te pasas por tanto te cobran tanto, no va por tramos. Si te pasas de peso te cobran 100/150 euros y punto.

En el vuelo comida y desayuno. No muy copiosa pero sí correcta. Bueno, la chica que estaba a mi lado se deglutió el 60% de lo ofrecido.

El avión iba lleno, aunque en ECI de España cuando compré el billete me dijo la mujer que me atendió que había unos cuantos asientos libres. En 6 días debieron comprar los billetes hasta llenar

Una de las cosas que me encontré primero tras pasar el control de migración y recoger intacto mi equipaje (retractado, por supuesto. porque te puedes quitar cosas, pero también meterlas) fue que en la Terminal 4 del aeropuerto de Ezeiza a eso de las 6 se celebraba una misa (supongo que cristiana, apostólica y romana) y se anunciaba por megafonía.

Como todo en lo que tenga que ver con aeropuertos, pues hay muchos intereses en cuanto a transporte. Por lo que parece y me cuentan sólo se puede salir del aeropuerto por carretera. Así que toca pagar peaje o agarrar (NO COGER – no se puede evitar la broma) un taxi o que te venga alguien a buscar.

Nota: lo de coger no es muy gracioso para los bonaerenses. A los españoles nos tienen fichadísimos y ya saben que coger no es coger, realmente.